La Clínica cuenta con un servicio para la baja visión, cuyo objetivo es diagnosticar la enfermedad causal de ésta, prescribir ayudas ópticas y no ópticas, y enseñar el uso de las mismas para que los pacientes aprendan a aprovechar la visión que les queda.

Si notas pérdida de visión de manera significativa, debes pedir una consulta de baja visión. En esta te practicarán los exámenes oftalmológicos necesarios para conocer tu estado actual e implementar los tratamientos adecuados, con el fin propiciarte una rehabilitación visual que te permita adaptarte de nuevo en todos los ámbitos de la vida.